Técnica del difuminado de Carrocerías Garper Gijón.

La técnica del difuminado es una opción de calidad para evitar que se aprecie una diferencia de tono entre una pieza que se pinta en un coche, y el resto de la carrocería que no va a ser pintada.

Y decimos de calidad, porque aunque requiere un sobre-esfuerzo por parte del pintor en tiempo de trabajo, mayor uso de material y además una importante pericia por lo delicada de esta operación, los resultados son muy evidentes, logrando un acabado en la reparación de la pieza que no desentona con su alrededor, como ocurre cuando simplemente pintamos una pieza reparada y no hacemos nada más.

Os explicamos algunas consideraciones a tener en cuenta si vamos a aplicar dicha técnica. La primera que sólo podremos aplicar el difuminado en una misma pieza cuando la zona a pintar (la zona aparejada) esté en el centro de la pieza pues así tendremos margen para difuminar antes de llegar a los márgenes de la misma. La idea es no llegar con el color a los bordes de la pieza porque entonces se notará la diferencia de tono con la pieza adyacente.

Si por el contrario la zona donde hay que aplicar el color esta en la periferia de la pieza no tendremos mas remedio que aplicar el difuminado en la pieza adyacente. Una vez hallamos cubierto el aparejo con el color procederemos a efectuar el difuminado.

El difuminado consiste en dar manos pulverizadas de color abriéndose un poco mas con cada mano de forma progresiva hasta que visualmente parezca que los dos tonos de ambas piezas parezcan uno. Es recomendable que en vez de hacer el difuminado de dentro a afuera lo hagamos de fuera a adentro para evitar que el propio pulverizado de color llegue a una tercera pieza, o bien cuando hacemos el difuminado en una misma pieza dicho pulverizado llegue a una segunda.

Esta técnica se usa especialmente en colores metalizados (especialmente platas) y perlados, ya que se nota mucho la diferencia entre piezas si no se aplica.

En el coche de la siguiente fotografía se ha aplicado color en toda la superficie de las puertas, así que para evitar riesgos hemos difuminado las aletas y hecho un retoque en a defensa para que quede igualado.

El acacado que conseguimos es simplemente espectacular a ojos del cliente, que verá como el pintado de una pieza no supone desentonar con el resto del coche.

Cuando vayáis a pintar un coche en un taller de carrocerías, preguntad si os van a aplicar esta técnica si es que queréis que quede igualada la repración.

Anuncios