Reparar, pintar, ahorrar y disfrutar de una segunda y larga vida

taller para pintar mercedes en Gijón, asturiasEspaña, aunque lejos de otros países aún, es un país plagado de entusiastas de los vehículos clásicos, y de los modelos modernos con camino de convertirse en clásico. Y así, cada día se suman más propietarios que acuden a talleres especializados en mantenimiento, reparación y pintado de carrocerías, con la intención de recuperar el esplendor que lució su coche los primeros años de vida, y seguir disfrutando de él con la misma ilusión.

Y es que el proceso de restauración de un coche, eliminando pequeños golpes, recuperando zonas desgastadas, puliendo faros y llantas, y pintándolo de nuevo en ese color que nos llena tanto, o en uno nuevo que nos gusta más, se trata justamente de recuperar la ilusión por nuestro coche re-estrenándolo.

Además es una cuestión de ahorro muy importante. Si pensamos en el montante que supone un coche nuevo, y su mantenimiento, y le sumamos lo invertido en el coche que vamos a jubilar por él, en la gran mayoría de casos, las cuentas salen caras: compensa restaurar nuestro coche, dado que por una pequeña inversión, vamos a seguir disfrutando de él como el primer día, sin tener que pensar en un nuevo desembolso enorme, o en unas letras que mes a mes nos perseguirán durante varios años.

La calidad ante todo

Igual que exigimos a los fabricantes que nuestros coches salgan perfectos de fábrica, es lógico que deseemos que al restaurarlos, queden impolutos, y este estado sea duradero. Pues bien, como ya hemos hablado en nuestro blog otras veces, la alta calidad de los materiales, la pericia de chapistas y pintores, el respeto por los tiempos, las técnicas óptimas y las instalaciones adecuadas, son las que marcan absolutamente la diferencia en dos aspectos fundamentales:

1. el acabado perfecto de alta calidad

2. la durabilidad de la reparación, restauración.

Si por ahorrar, dejamos nuestro coche en manos de la duda…la mala calidad de procesos y materiales…etc… entonces estaremos borrando nuestra cara de ilusión, para dibujar una de frustración, cabreo y tristeza, porque sino con piel de naranja, rechupados, marcas, desde el mismo momento de la entrega, será pasando poco tiempo, cuando veamos visos, saltos de esmalte y pintura…decapados…

Es un consejo que os damos nosotros, como especialistas en restauración de chapa y pintura, como os dará cualquier entusiasta de los coches clásicos: invertid en calidad, y presumir de coche!

Anuncios

Reparar carrocería, chapa y pintura en Gijón con calidad

Cuando llevamos nuestro coche, furgoneta, camión, moto… a reparar  golpes grandes y pequeños, arañazos y rayones, a revitalizar el color perdido con el tiempo, a cambiar el color del coche… lo primero que hacemos es buscar un taller de chapa y pintura (carrocerias) que trabaje con calidad, porque queremos que nuestro vehículo quede como “salido de fábrica” y además dure, y no que quede “raro”, “mal” o “salte la pintura” al poco tiempo.

Es lógico, porque en primer lugar nos entusiasma nuestro coche y nos gusta tenerlo perfecto, porque si el golpe nos lo han dado otros  queremos que nos lo dejen lo mejor posible, y porque un buen acabado siempre es motivo de satisfacción tanto para el que lo hace, como sobre todo al que lo recibe.

En Carrocerias GARPER hemos aprendido a lo larga de nuestra dilatada experiencia y los comentarios de nuestros clientes, que la clave para una buena reparación y pintado es dominar las distintas técnicas que deben emplearse en el proceso, esmerarse en prevenir defectos y conseguir los mejores efectos, disponer de instalaciones con equipos adecuados de garantía, y utilizar materiales de alta calidad.

Ah! y emplear mucho tiempo, el necesario, y no correr y escatimar en esta variable tan importante cuando estamos hablando de tiempos empleados en tareas desde el empapelado adecuado de los vehículos y piezas, los trabajos propios de la preparación de la reparación, la aplicación de productos y sus tiempos entre capas y manos, los tiempos correctos de secado, las manos adecuadas de pintura y la forma de darlas…

Por eso iniciamos este blog hace unos meses, para mostraros tanto aquellos que vais llevar vuestro coche a un taller carrocerias, como a los que queréis intentarlo por vuestros medios, cuales son los procesos, técnicas, materiales y habilidades que logran los buenos trabajos que tanto nos felicitáis y por lo que os estamos muy agradecidos.

El compromiso de Carrocerias GARPER con nuestros clientes siempre es y será la máxima calidad demostrada y garantizada.

Gracias a los muchos que confiáis en nosotros y bienvenidos a los nuevos amigos y clientes por conocer.

Os dejamos con los artículos publicados hasta ahora y os esperamos en www.carroceriasgarper.es

Técnica de Difuminado GARPER: para que no haya diferencias entre piezas pintadas y no pintadas

La importancia de un buen empelado a la hora de pintar el capó

Pintar el capó de un coche: precisión y cuidados

Productos Milagro Vs Pulido y Lijado profesional para reparar rayones y arañazos

Evitar La temida piel de naranja o pintura rugosa

La importancia de las masillas para reparar golpes

El buen lijado de la masilla para el buen resultado final trabajo.

La importancia del correcto aplicado del aparejo sobre la masilla

Lijando con cuidado el aparejo para un resultado de calidad

Horror! hervidos, burbujas y rizados en al pintura! cómo evitarlos o corregirlos si no queda más remedio…

Los rechupados o mermados en la pintura a primera vista igual no se ven pero pronto…

Los colores perlados, precioso efecto para coches nuevos y para revitalizar pinturas en baja forma

Los colores metalizados, siguen de moda.

Técnica del difuminado de Carrocerías Garper Gijón.

La técnica del difuminado es una opción de calidad para evitar que se aprecie una diferencia de tono entre una pieza que se pinta en un coche, y el resto de la carrocería que no va a ser pintada.

Y decimos de calidad, porque aunque requiere un sobre-esfuerzo por parte del pintor en tiempo de trabajo, mayor uso de material y además una importante pericia por lo delicada de esta operación, los resultados son muy evidentes, logrando un acabado en la reparación de la pieza que no desentona con su alrededor, como ocurre cuando simplemente pintamos una pieza reparada y no hacemos nada más.

Os explicamos algunas consideraciones a tener en cuenta si vamos a aplicar dicha técnica. La primera que sólo podremos aplicar el difuminado en una misma pieza cuando la zona a pintar (la zona aparejada) esté en el centro de la pieza pues así tendremos margen para difuminar antes de llegar a los márgenes de la misma. La idea es no llegar con el color a los bordes de la pieza porque entonces se notará la diferencia de tono con la pieza adyacente.

Si por el contrario la zona donde hay que aplicar el color esta en la periferia de la pieza no tendremos mas remedio que aplicar el difuminado en la pieza adyacente. Una vez hallamos cubierto el aparejo con el color procederemos a efectuar el difuminado.

El difuminado consiste en dar manos pulverizadas de color abriéndose un poco mas con cada mano de forma progresiva hasta que visualmente parezca que los dos tonos de ambas piezas parezcan uno. Es recomendable que en vez de hacer el difuminado de dentro a afuera lo hagamos de fuera a adentro para evitar que el propio pulverizado de color llegue a una tercera pieza, o bien cuando hacemos el difuminado en una misma pieza dicho pulverizado llegue a una segunda.

Esta técnica se usa especialmente en colores metalizados (especialmente platas) y perlados, ya que se nota mucho la diferencia entre piezas si no se aplica.

En el coche de la siguiente fotografía se ha aplicado color en toda la superficie de las puertas, así que para evitar riesgos hemos difuminado las aletas y hecho un retoque en a defensa para que quede igualado.

El acacado que conseguimos es simplemente espectacular a ojos del cliente, que verá como el pintado de una pieza no supone desentonar con el resto del coche.

Cuando vayáis a pintar un coche en un taller de carrocerías, preguntad si os van a aplicar esta técnica si es que queréis que quede igualada la repración.

Aplicación del aparejo en reparación de carrocerias

Cuando vamos a aplicar el aparejo en la carrocería que estamos reparando, debemos tener en cuenta una serie de consideraciones como las que os vamos a comentar en Garper.

Lo primero es que la masilla utilizada para la reparación debe haber sido convenientemente lijada y afinada para poder aparejarla. Si ya lo tenemos, usaremos un aparejo de alto espesor de dos componentes (aparejo + catalizador) para garantizar un buen acabado.

La forma correcta de aplicar el aparejo es dar una primera mano suave esperando convenientemente a que seque antes de darle la siguiente. La segunda mano ya la damos mas cargada. Si es un parche de cemento podemos dar 2 manos cargadas en vez de una.

Lo importante es que la primera mano sea suave, pues si damos una mano cargada directamente sobre el cemento éste puede hacer que rechupe el aparejo y aunque después lo quitemos cuando lo lijemos, éste puede aparecer de nuevo cuando apliquemos la pintura y el barniz. Además es muy importante dejar secar el aparejo debidamente entre capas (unos minutos) y durante unas 8 horas a temperatura ambiente antes de iniciar su lijado.

Siguiendo estas instrucciones, estaremos por el buen camino para conseguir un buen acabado en la reparación y pintura final, que garantice un resultado estético perfecto, y que además garantice la larga vida de la reparación realizada.

Lijado del aparejo en reparación de carrocerias

Vamos a explicaros cómo debe realizarse el proceso de lijado del aparejo después de ser aplicado, algo vital para un buen acabado en la reparación de la carrocería y su posterior pintado, si queremos un acabado de calidad y sin riesgos.

Lo primero que debemos hacer es  aplicar una guía de lijado que nos marcará las posibles imperfecciones que presente el aparejo cuando lo lijemos. Lijaremos el aparejo hasta que la guía de lijado desaparezca completamente. Será entonces cuando estaremos seguros de que la superficie del aparejo ha quedado totalmente regular.

Hace años bastaba con lijar el aparejo con lija P400 para los colores bicapa (color mas barniz) y con P360 para los acrílicos. Ahora con la pintura en base agua yo recomiendo una P500 para los bicapa, incluso P600 si son colores complicados (platas, perlados, tricapas o colores que lleven mucho aluminio) y P400 para los acrílicos.

Si vamos a dar color a la pieza entera lijamos la misma con P500 en su totalidad pero si vamos a aplicar color solo en una zona concreta, el resto de la pieza donde apliquemos barniz la lijaremos con P1000 (en la mayoría de los talleres usan P800).

Si son colores de los complicados (anteriormente descritos) yo recomiendo matizar la pieza (donde aplicaremos solo barniz) con un estropajo gris y agua. Es un método más lento pero se evita el riesgo de  que estos tipos de colores complicados dejen cualquier rastro de marca de lijado por muy fino que este halla sido.

Foto de Carrocerías Garper en el taller de Gijón

Artículo relacionado: https://elpintacoches.wordpress.com/2012/05/08/aplicacion-del-aparejo-carrocerias-garper-gijon/

Proceso de lijado de la masilla

Lijar la masilla aplicada en la reparación de una carrocería es un proceso que si se hace bien ayudará al buen acabado general del trabajo, pero que si se cometen errores, va a traer problemas al final seguro, por lo que demos de esmerarnos y para lo que desde Carrocerías Garper os facilitamos unas pautas a seguir para lograr un buen acabado.

Cuando ya hemos aplicado la masilla, procederemos a lijarla respetando un orden de lijado que será el siguiente:

Primero: Usamos una  lija P80

Segundo: Lija P150

Tercero:  Lija P240

Este orden debe respetarse tanto si usamos lija a mano como con máquina.

Una vez tengamos seca la masilla podemos lijar “lo mayor” con la lijadora pero cuando nos aproximemos a la forma original de la pieza en GARPER recomendamos por experiencia lijar siempre la masilla a mano ayudándonos con un taco de lijado. Es más laborioso y lleva más tiempo de trabajo, pero el resultado es indudablemente mejor.

Tenemos varios tipos de tacos de lijado (planos, cóncavos, convexos, etc.) que nos ayudarán a recuperar la forma original de la pieza con más precisión. Cuando lo hallamos aproximado con P80, seguiremos lijando con P150 y con P240 para que la masilla quede más fina. La idea es conseguir que al acabar de lijar con P240 hallamos conseguido recuperar la forma original de la pieza.

Después pasaremos brevemente la P240 con la maquina para quitar la rallas del lijado a mano y conseguir  que la masilla quede todavía más “fina”. Después lijaremos con P400 alrededor del cemento para que el aparejo que quede pulverizado alrededor de la masilla quede bien adherido a la chapa pues de lo contrario si se posase encima del barniz se desprendería.

Sin duda es un proceso largo y que requiere de gran dosis de concentración, pero ahora ya tenemos la pieza preparada para ser aparejada, seguros de que no causará problemas. (Foto Carrocerías Garper en el Taller de Gijón)