Aparejos

Básicamente se usan 2 tipos de aparejos, el de 2 componentes ( aparejo más catalizador ) y el de 1 componente ( aparejo en spray ). El de dos componentes es un aparejo de alto espesor. Su aplicación se realizaría dando una primera mano suave encima de la masilla y después otras os mas “mojadas”. El tiempo de secado es de unas 8 horas a temperatura ambiente (unos 20Cº). Después lo lijaremos con P500 si son colores metalizados y con P360 o P400 si son colores acrílicos.

El aparejo de un componente es mucho mas fino, no tiene poder de cubrición, y se usa básicamente para crear una capa aislante entre la masilla y la pintura. Tiene la ventaja de que seca en unos minutos (gran parte del aparejo es disolvente el cual se evapora rápidamente) sin embargo no se puede abusar de él porque la pintura que se aplique encima puede atacarlo produciendo rechupones o mermados.

Anuncios

Lijado del aparejo en reparación de carrocerias

Vamos a explicaros cómo debe realizarse el proceso de lijado del aparejo después de ser aplicado, algo vital para un buen acabado en la reparación de la carrocería y su posterior pintado, si queremos un acabado de calidad y sin riesgos.

Lo primero que debemos hacer es  aplicar una guía de lijado que nos marcará las posibles imperfecciones que presente el aparejo cuando lo lijemos. Lijaremos el aparejo hasta que la guía de lijado desaparezca completamente. Será entonces cuando estaremos seguros de que la superficie del aparejo ha quedado totalmente regular.

Hace años bastaba con lijar el aparejo con lija P400 para los colores bicapa (color mas barniz) y con P360 para los acrílicos. Ahora con la pintura en base agua yo recomiendo una P500 para los bicapa, incluso P600 si son colores complicados (platas, perlados, tricapas o colores que lleven mucho aluminio) y P400 para los acrílicos.

Si vamos a dar color a la pieza entera lijamos la misma con P500 en su totalidad pero si vamos a aplicar color solo en una zona concreta, el resto de la pieza donde apliquemos barniz la lijaremos con P1000 (en la mayoría de los talleres usan P800).

Si son colores de los complicados (anteriormente descritos) yo recomiendo matizar la pieza (donde aplicaremos solo barniz) con un estropajo gris y agua. Es un método más lento pero se evita el riesgo de  que estos tipos de colores complicados dejen cualquier rastro de marca de lijado por muy fino que este halla sido.

Foto de Carrocerías Garper en el taller de Gijón

Artículo relacionado: https://elpintacoches.wordpress.com/2012/05/08/aplicacion-del-aparejo-carrocerias-garper-gijon/

Proceso de lijado de la masilla

Lijar la masilla aplicada en la reparación de una carrocería es un proceso que si se hace bien ayudará al buen acabado general del trabajo, pero que si se cometen errores, va a traer problemas al final seguro, por lo que demos de esmerarnos y para lo que desde Carrocerías Garper os facilitamos unas pautas a seguir para lograr un buen acabado.

Cuando ya hemos aplicado la masilla, procederemos a lijarla respetando un orden de lijado que será el siguiente:

Primero: Usamos una  lija P80

Segundo: Lija P150

Tercero:  Lija P240

Este orden debe respetarse tanto si usamos lija a mano como con máquina.

Una vez tengamos seca la masilla podemos lijar “lo mayor” con la lijadora pero cuando nos aproximemos a la forma original de la pieza en GARPER recomendamos por experiencia lijar siempre la masilla a mano ayudándonos con un taco de lijado. Es más laborioso y lleva más tiempo de trabajo, pero el resultado es indudablemente mejor.

Tenemos varios tipos de tacos de lijado (planos, cóncavos, convexos, etc.) que nos ayudarán a recuperar la forma original de la pieza con más precisión. Cuando lo hallamos aproximado con P80, seguiremos lijando con P150 y con P240 para que la masilla quede más fina. La idea es conseguir que al acabar de lijar con P240 hallamos conseguido recuperar la forma original de la pieza.

Después pasaremos brevemente la P240 con la maquina para quitar la rallas del lijado a mano y conseguir  que la masilla quede todavía más “fina”. Después lijaremos con P400 alrededor del cemento para que el aparejo que quede pulverizado alrededor de la masilla quede bien adherido a la chapa pues de lo contrario si se posase encima del barniz se desprendería.

Sin duda es un proceso largo y que requiere de gran dosis de concentración, pero ahora ya tenemos la pieza preparada para ser aparejada, seguros de que no causará problemas. (Foto Carrocerías Garper en el Taller de Gijón)